¿UN COMPROMISO DE VERDAD ADQUIRIDO?

Hace ya muchos años, cuando apenas se podía calificar a esta urbe como un villorio en formación, apareció una generación de hombres y mujeres de honor, que hicieron de su palabra un evangelio y de los compromisos con el futuro de la parcela en que vivían una obligación ineludible.

Así se construyeron las calles y carreras, instalaron el acueducto, doraron a la ciudad de alumbrado eléctrico, sin ahorrar costos, dándose además el honor no reconocido suficientemente de ser la primera ciudad en Sudamérica en contar con telefonía automática.

Muchas de esas empresas que hicieron posibles, convertir a Pereira en ciudad, fueron financiadas por esos varones ilustres, que entendieron que invertir en las «cosas de la ciudad», era una obligación que se debía asumir sin contraprestación de ningún orden.

Esas actitudes que se calificaron como civismo y a la ciudad le dieron el calificativo de «Capital Cívica de Colombia», permitieron que este lugar privilegiado de la geografía nacional fuera escogido por muchos para vivir y progresar y luego de concluir el ciclo vital permanecieran por siempre en su suelo.

Revivir esa generación que le dio al honor nombre y a los compromisos con la ciudad una forma de vida digna, hemos querido hacerlo con un evento que marca la huella digital de la ciudad ante el país. Que todos los que puedan aportar a esta empresa cívica lo hagan como un compromiso con la espiritualidad de Pereira.

El Concurso Nacional del Bambuco Luis Carlos González, -que este año llega a su décima octava versión-, es lo que tiene Pereira para mostrarle al país como ejemplo de su pujanza y de su compromiso con el futuro. Esperamos la correspondencia cívica de todos.

Publicado en La Tarde, lunes 21 de septiembre de 2009, página 1B

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.