EDITORIAL – LUIS CARLOS GONZALEZ

ANEXO NOTA EDITORIAL DEL PERÍODICO «DIARIO DEL OTUN» CON MOTIVO DE LOS 100 AÑOS DEL NATALICIO DE LUIS CARLOS GONZALEZ
EDITORIAL
El centenario del Poeta
Hoy -26 de septiembre de 2008- hace exactamente un siglo nació en Pereira, la querendona, trasnochadora y morena, uno de los más eximios exponentes de nuestra raza labriega y quizás el más claro y auténtico cantor de sus costumbres, de sus hábitos, de sus creencias, de sus convicciones y de sus más hondos sentimientos: el poeta Luis Carlos González Mejía.

El Vate Mayor vio la luz en el hogar de doña Ana Francisca Mejía Jaramillo, “Doña Quica”, y don Florentino González Mejía, “Don Floro”, dos fieles representantes de una raza que ha sido genitora de hombres que han amado y servido con desinterés a su tierra y que han hecho de esta comarca el lugar añorado por muchos.

Hizo sus primeros estudios en la ciudad y luego se trasladó a Bogotá para completar los secundarios, pero la penosa enfermedad de su padre lo obligó a regresar a Pereira para acompañarlo en esos días difíciles. Ya aquí, se hizo mecanógrafo y contador autodidacta, profesión que ejerció por muchos años al servicio de varias personas que depositaron en él su confianza y los secretos de sus empresas, y también de entidades públicas tan importantes como las de entonces Empresas Delegadas.

Luis Carlos González fue asiduo, consagrado, eficaz, inteligente, discreto y depositario de los secretos de las cuentas ajenas que siempre guardó sin la gravedad del juramento, pero con la responsabilidad del hombre de bien. Así pasó honestamente el curso silencioso de su vida profesional.

Pero su gran pasión y lo que definitivamente no solo le produjo las mayores satisfacciones espirituales y los más gratos momentos de su vida, sino que le merecieron el cariño y la admiración de todos los colombianos, fueron los versos. Desde 1940, cuando le compuso a una hermosa muchacha vecina su primer bambuco “Vecinita”, dedicó días y noche enteras a darle rienda suelta a su maravillosa imaginación y a su desbordante lirismo. Todo esto le valió que fuera considerado como el más cercano, el más noble y el más auténtico intérprete de las costumbres y vivencias de los hombres de su tierra.

Prueba de esto fueron, a pesar de su modestia y su ajeno afán de figuración, los múltiples reconocimientos que recibió por su vasta y prolífica producción poética. La “Estrella de Oro” de la gobernación de Antioquia, la “Gran Cruz de Risaralda” de nuestro Departamento, La “Cruz de los Fundadores” de la Alcaldía de Pereira, la “Orden de San Carlos” del Congreso de la República y la “Cruz de Boyacá” impuesta en una noche inolvidable por el presidente Belisario Betancur, son algunas de las preseas que orlaron su solapa como testimonio de lo que él ha significado para la cultura nacional.

Hoy pues, cuando se cumplen los cien años del natalicio de Luis Carlos González, hacemos este recuento emocionado de quien fuera el poeta de la savia y las costumbres de nuestro pueblo y el cantor de esta tierra en versos, en fototipias, en décimas, en églogas, o en simple prosa llena de salmos admirables y de ritos de un pasado y un presente de amor y de querencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.