El Salado de Consotá ¿más antiguo que las pirámides?

En Pereira hay un sitio mucho más antiguo que Machu Pichu con 2 mil años o que las mismas pirámides de Egipto, con 5 mil.

Se trata del Salado de Consotá, ubicado en una zona de gran valor histórico y arqueológico en la cual habitaron los primeros habitantes de esta región, los quimbayas, hace por lo menos 10 mil años.

El redescubrimiento de las salinas de Consotá ha sido posible por iniciativa de un grupo de docentes e investigadores de la Universidad Tecnológica de Pereira, liderado por los antropólogos Carlos López y Marta Cecilia Cano, quienes han realizado allí descubrimientos arqueológicos de 5.800 años de antigüedad, pictografía de época, practicado pruebas de carbono 14 y redescubierto minas de oro y cobre.

Entre ese grupo de científicos vinculado a la UTP que saben del valor arqueológico e histórico del Salado de Consotá, se encuentra el geólogo alemán Michael Tistl Tistel.

¿Cuál es la importancia histórica del Salado de Consotá?

Desde la historia nace la identidad de los pueblos. En el Salado se han encontrado objetos de que datan de 6 mil años y no se ha explorado ni el 1%. Ahí hay trabajo por lo menos para 50 años para los antropólogos y arqueólogos y seguramente aparecerán mil cosas más. Ese es un libro de 10 mil años que aún no se ha leído.

¿De dónde procede el agua salada que brota de algunas fuentes?

Se desconoce con exactitud de dónde procede. Ese brote del cual salen 5 litros por segundo, está metro y medio por debajo de la superficie y en una región donde no hay sal, es decir lejos del mar, es muy interesante, porque viene desde muy profundo, por lo menos de 50 kilómetros desde adentro de la tierra.

¿Cómo se vincula usted a este proyecto?
Yo llegué a Pereira en 1997, fui coordinador del proyecto de Cooperación Internacional UTP-GTZ, con la agencia alemana de cooperación. El objetivo de ese convenio era fortalecer la facultad de ciencias ambientales de la Universidad Tecnológica de Pereira, que en ese momento apenas surgía, del Salado supe cuando visité el corregimiento de Mundo Nuevo con un amigo, y un vecino del sector nos mostró el sitio por allá en el 2003, pero todo era un rastrojero. Después bajamos hasta la quebrada El Chocho, para medir la salinidad y ubicamos la fuente, cerca de la cual se halló el horno industrial. He bajado varias veces y conozco el sitio de memoria. Toda la parte de excavaciones arqueológicas ha estado a cargo de los antropólogos Carlos Cano y Marta Cecilia López.

¿Qué se ha encontrado?

Aparte de los objetos que como ya mencioné que datan de más de 5 mil años, se descubrió un horno industrial, construido en 1850, 13 años antes de la fundación de Pereira, lo que permite suponer que en ese lugar, en el Salado de Consotá, nació la industria.

Artículo publicado por Pilar Salcedo en
www.latarde.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.