FORO GUIA PARA EL MANEJO MEDICO-QUIRÚRGICO DE HERIDOS EN SITUACIONES DE CONFLICTO ARMADO

El foro se realizará en el Teatro de Comfamiliar – Risaralda el próximo 10 de agosto desde las 8:30 de la mañana.


Los conferencistas invitados son:

Doctor Julio Guibert Vidal – Cirujano de Guerra del CICR
Doctor Ricardo Uribe – Cirujano Hospital Militar Central

Informes:
Tel. (6) 320 03 03 ext. 203
Correo electrónico: comunicapereira@uam.edu.co

Heridos en situación de conflicto armado

La guerra interna que ha vivido Colombia en toda su historia, con certeza tiene más situaciones que lamentar, que aquellas por las cuales algún ciudadano pueda sentirse orgulloso. Más complejo resulta, comprender el contexto inmediato en el que un soldado y un civil confrontan su fuerza bélica para demostrar el poder o dominio no solo de un bien, área o terreno, sino también de una ideología.

Las cifras para algunas autoridades, son el fiel reflejo de una problemática que desborda la capacidad de entender sus más profundas complejidades, pero lo cierto y evidentemente reprochable, es que las víctimas del conflicto armado, no solo se enmarcan en el número de muertes, sino también en las discapacidades humanas que quedan como secuelas del impacto bélico, y las heridas del alma, que se sabe, no podrán ser tratadas bajo ninguna fórmula médica.

En Colombia, según las cifras del Ministerio de Defensa en el período 2006 – 2008[1], se presentaron 11.488 heridos en conflicto armado con relación al personal perteneciente a la fuerza pública, cifra que no incorpora los civiles inocentes, o los casos de guerrilleros, paramilitares y demás ciudadanos al margen de la ley que fueron heridos en combate y que en algún momento requirieron de atención médica especializada en casos de extrema lesiones.

Según los estudios del Comité Internacional de la Cruz Roja C.I.C.R. en el 2009, el 50% de los heridos en guerra mueren inmediatamente, el 30% al mediano plazo, es decir entre los primeros minutos u horas del suceso y el 20% en el largo plazo, algunos días y semanas después. El mismo estudio evidencia que el 66% de los pacientes heridos en conflicto, requieren más de dos intervenciones quirúrgicas, el 14% más de tres y el 20% cuatro o más operaciones.

Hay además una serie de factores que influyen en el proceso de asistencia médica y sobre todo en el trabajo quirúrgico, como es el retraso en la evacuación y desplazamiento del paciente, la gravedad del trauma o herida, el tipo delmecanismo y la herida misma.

En este contexto, el Eje Cafetero no es ajeno al conflicto armado. Con los frecuentes enfrentamientos entre ejército, policía y grupos al margen de la ley, se requiere de la disposición de un personal médico cualificado para la atención oportuna y eficaz de los heridos que deja la guerra. Traumas que trascienden desde la herida de bala y fragmentos de explosiones que contaminan las lesiones, hasta los impactos que dejan mutilaciones y eliminación de órganos, casos considerados como extremos, prioritarios y de urgencia en la atención médica y en el procedimiento quirúrgico, sobre todo en zonas de asistencia que no cuentan con la infraestructura adecuada para el correcto procedimiento, como son los municipios y las cabeceras rurales más lejanas, y los mismos campos de guerra.

Ante el precepto de la cirugía en situaciones de conflicto armado cuyos principios son: salvar vidas, prevenir infecciones, salvar extremidades y minimizar la discapacidad, cabe la pregunta: ¿qué tan preparado se encuentra el personal médico y la zona cafetera para el manejo médico-quirúrgico de heridos en situaciones de conflicto armado?

Por Jhon Hadison Aguirre E. – Comunicador Social – Periodista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.