En una enfermería nació la música del pasodoble Feria de Manizales

Artículo publicado en Diario La Patria –
Manizales www.lapatria.com.co

Por Duvier Cardona Toro
Especial | LA PATRIA | Valencia (España)

Fue una Banda española, la de El Empastre, dirigida por el valenciano Juan Marí Asins y nacida a comienzos del siglo pasado en la península, la que inspiró e interpreto por primera vez el Pasodoble de nuestra tierra. Recuerdo. 
Catarroja es una municipalidad valenciana ubicada a 10 minutos de la capital del Turia en la costa mediterránea. Allí vive Pedro Marí, heredero de Juan Marí Asins, autor de la música del pasodoble Feria de Manizales, quien murió hace varios años en territorio español. 
Por coincidencias del destino, llegué a la casa de Pedro para conocer directamente a través suyo, la historia de la música del llamado himno taurino de Colombia. 
Juan Marí Asíns en el callejón de la plaza de toros de Manizales.
Fotografía diario La Patria
«Mi padre me contó cómo se creó el pasodoble, historia que tuvo su inicio en la capital colombiana. Estaban actuado en la plaza de toros de Bogotá y recibieron un telegrama de Oscar Hoyos Botero, en el que le solicitaban al apoderado de la Banda El Empastre, que si le podían colocar la música al poema que había hecho a Manizales el maestro Guillermo González Ospina, ya que no había sido posible que el mexicano Agustín Lara lo hiciera. Mi padre de inmediato aceptó el reto y procedió a leer el poema enviado para saber cómo hacerlo». Pedro, con inmenso orgullo, continuó relatando la historia que le había contado su padre y que incluso dejó escrito en varios párrafos hechos en una vieja máquina de escribir que él guarda como si fuera el gran tesoro de su vida. 
«Durante tres días mi padre se encerró en la enfermería de la Plaza de Toros de Bogotá, donde tenían guardado los instrumentos de la Banda, y allí comenzó a buscarle las primeras notas al pasodoble. Me contó que sintió verdadera emosión y que lo embargaba la exquisita cadencia de la letra que le habían enviado, tanto que la releyó varias veces, pero hubo una en especial que lo enamoró, aquella que dice: «Tan dulce es la tiranía de tu belleza preclara que antes que yo te amara mi corazón te quería». Fue esa letra la que lo inspiró, para componer la música que posteriormente convertiría al Pasodoble Feria de Manizales en uno de los más importantes del mundo taurino». 

Pasodoble Feria de Manizales, interpretado por la Banda
de la Cruz Roja de Valencia, la banda taurina más antigua de España

Y así fue como en enero de 1956 y en plena Feria de la ciudad, se estrenó el pasodoble que inmortalizó a Manizales en el mundo y que han interpretado las grandes orquestas y en las más importantes ferias taurinas del mundo. El sueño de Juan Marí Entre los recuerdos que guarda Pedro, figura este párrafo en el que Juan Marí Asins soñó con lo que sería esta obra musical al momento de concluir su trabajo: «Estaba plenamente consciente que la música tenía que estar a la altura de esa maravillosa poesía y por lo tanto debería tener una estructura musical de seriedad poética, sencillez melódica, y como no, gracia y salero; entonces me imaginé cómo cantaría esta letra Conchita Piquer, o cómo la interpretaría Curro Romero ejecutando una chicuelina, o Antonio Ordóñez con un trincherazo. 
Después de esto mi inspiración me llevó a escribir esas nota que cantan ¡Ay, Manizales de plata, !Ay, Manizales de armiño! Y que han quedado grabadas en todas las almas manizaleñas». Una partitura en la lápida Antes de su muerte, Juan Marí Asins hizo una petición a su hijo Pedro, quien cuenta : «mi padre siempre me habló muy bien de Colombia y se enamoró de Manizales luego de hacer la música del pasodoble, lo que creo una gran empatía con esa ciudad colombiana, hasta el punto que me solicitó muy especialmente y por escrito, que a su fallecimiento su última voluntad era que le comunicara a las autoridades de Manizales del hecho y además de ello colocara en su lápida una nota de la partitura del pasodoble Feria de Manizales, lo que hice sin discusión alguna. Fue esa tierra la que más le inspiró y la que lo acogió con cariño. Él permanentemente me hablaba de su tierra y vivía muy orgulloso de su obra. 
A mí me emociona cuando hablo con cualquier colombiano por que no existe ninguno que no conozca el pasodoble y ahí siempre estará presente el recuerdo de mi padre». Partituras en lápiz Pedro guarda en su casa las partituras originales de nuestro pasodoble, son varias hojas tamaño oficio ya amarillentas por el paso del tiempo y hechas a lápiz, pero que son la historia viva de lo que fue la inspiración del maestro Asins para crear su obra musical. «Siempre he deseado hacer un viaje a Manizales, en algún momento lo haré, ojalá sea en una de sus ferias para dejar en la ciudad esta herencia de mi padre, para que sea guardada como un recuerdo imborrable de lo que fue su historia con la ciudad», finalizó Pedro. 

El maestro Juan Marí Asins pidió expresamente que a su muerte, colocaran en la 
lápida una parte de la partitura del pasodoble y así se cumplió.
Fotografía Diario La Patria
Actualmente, todos estos recuerdos, impresos, recortes, fotografías, vestidos, instrumentos , galardones y memorias, se conservan en la Calle Ribalta 17, de Catarroja en Valencia, España, donde también hay documentos originales que certifican la veracidad del autor, compositor y músico original de la Feria de Manizales, que en los últimos años han sido cambiados para beneficio económico de otros, sin que Sayco de Colombia y Sgae de España, responsables por velar por los derechos de autor den solución al respeto a sus verdaderos inspiradores. 
El Empastre en Manizales Un libro con este nombre escribió Peregrín-Luis Llorens y Raga (Cronista de Catarroja) para recordar las memorias del grupo musical «El Empastre». Aquí algunas de ellas: «En 1964 el también autor del himno de la Feria de Cali, el joven profesor Juan Marí Asins, en su presentación de ese año en Manizales bajo el signo de lo grandioso y espectacular y con idéntica característica emocional, Juan quiso dar la sorpresa a los manizaleños, con la interpretación por la Banda del garboso pasodoble de cuya música era él autor, aplicada a la inspirada letra del laureado poeta colombiano González Ospina, y cuya composición había quedado ya adoptada desde 1956 como himno de la Feria, bajo el nombre Feria de Manizales, entusiasmo indescriptible en la plaza… toda la prensa local hacía eco al siguiente día del grandioso acontecimiento, en el pie de la foto del diario LA PATRIA decía: El Maestro Juan Marí Asins, del conjunto El Empastre, celebrado autor e inspirado compositor musical, a cuyo indiscutible genio se le debe la conmovedora música del pasodoble Feria de Manizales, que ha tenido la virtud de hacer conocer nuestra ciudad en todas las partes del mundo, en donde con el universal idioma de la música se dice tarareando: Ay Manizales del alma, hay Manizales de Armiño… 
La oficina de fomento, después de la presentación y de haber tocado la feria de Manizales, agradeció con estas palabras del periodista Rogelio Vieira a el músico: Maestro Asins, Si es evidente que la música es el lenguaje de Dios y la rima es el idioma del corazón, patria y capital de los sentidos, el absorbente acorde del pasodoble y el recuerdo ausente presencia de quien hizo de la palabra una obra de arte, nos liberarían de profanar un acto en el cual Manizales quiere protocolizar la gratitud del músico insigne que, convirtiendo su inspiración en amor, ideó la melodía constituida hoy en autentico himno nacional del alma!».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.