LA CARRETA, CINE EN CÁMARA



LA CARRETERA

Su mundo no volvió a ser el mismo!

BASADA EN LA NOVELA GANADORA DEL PREMIO PULITZER DE CORMAC McCARTHY Una película de JOHN HILLCOAT con Viggo Mortensen, Robert Duvall, Guy Pearce y

Charlize Theron. Estados Unidos 2009. Dur 111 min.

La película está basada en la novela de Cormac McCarthy, ganador del Premio Pulitzer en el 2007, del que ya se ha adaptado “No es país para viejos”. La historia transcurre en un mundo apocalíptico, en el que un padre y su hijo viajan hacia la costa para buscar un lugar seguro donde asentarse. Durante su travesía se cruzarán con los pocos seres humanos que quedan, la mayoría de los cuales se han vuelto locos o se han convertido en caníbales.

HORARIOS LA CARRETERA: VIERNES, SÁBADO, LUNES, MARTES, MIÉRCOLES Y JUEVES SÓLO FUNCIÓN DE 9:15 PM

PROGRAMACIÓN DESDE EL LUNES 06 DE DICIEMBRE HASTA EL DOMINGO 13

DE DICIEMBRE DE 2010

Valor entrada general FUNCIONES DE CINE 6:45 PM: 5000 pesos, FUNCIONES DE 9:15 PM: $ 6.000 DOS CON UNA BOLETA DE TAQUILLA, Abono para 5 entradas 20000 pesos TEATRO AUDITORIO CCP

Comentario Crítico

LA CARRETERA, el film.

“The road (La carretera)” transpone a la pantalla la novela de McCarthy con una fidelidad más que estimable y capacidad para trasvasar al espectador la desesperación e impotencia de la peripecia vital de sus protagonistas.

Tiempos de crisis, tiempos de incertidumbre. Una coyuntura en la que ganan terreno y hacen fortuna proyectos cinematográficos que ahondan en los miedos y temores básicos del ser humano. Unos desde un planteamiento formal tremendista, basado en una catarata desmedida de efectos especiales y un ritmo narrativo frenético, en el que el nivel destructivo es proporcional al presupuesto manejado; otros, en cambio, sin dejar de lado su componente desazonante y atemorizador, prefieren moverse en terrenos más intimistas, reposados —pero no por ello más alejados de panoramas apocalípticos. Este último es el caso de “The road (La carretera)”, filme que transpone a la pantalla la celebrada novela homónima del novelista estadounidense Cormac McCarthy.

Y lo hace con una fidelidad más que estimable, ateniéndose no sólo a su desarrollo en términos de trama argumental (reproducida de manera prácticamente “literal”, si es que cabe el símil, con el lenguaje literario), sino captando su espíritu y tono, trasladándolo a las escenas filmadas de una manera apenas empañada —al menos, desde ese punto de vista de la concomitancia con el texto de referencia— por un par de apuntes, a los que habrá oportunidad de hacer mención a lo largo de esta reseña. En este terreno la propuesta de John Hillcoat se apunta un tanto indudable en la medida en que no debe defraudar lo más mínimo a aquel sector del público que haya acudido a la sala oscura al conjuro de su gusto por la novela de McCarthy, pues podrá ver reflejados de manera precisa y fiel no sólo los distintos giros y situaciones de la trama argumental del texto del que parte la cinta, sino también la inducción de buena parte de las reflexiones de alcance que, al hilo de los mismos, la obra nos plantea (la necesidad del mantenimiento de los referentes morales para la supervivencia, la relación paterno-filial como tabla de salvación o la familia como único reducto sobre el cual emerger de entre la desesperanza más absoluta).

Más allá de tales consideraciones, y entrando en una valoración estricta de la película, también hay que señalar que “The road (La carretera)” se trata de una propuesta de valor intrínseco elevado, una película que, de acuerdo con su intencionalidad narrativa, acongoja con su ritmo moroso —quizá no tan cortante como el de la narración literaria, pero igualmente pausado—, punteado por episodios de máxima tensión gracias a los cuales la trama avanza con la suficiente viveza. También lo hace a través de su ambientación, fastuosamente mortecina, con un cielo permanentemente gris y un paisaje de desolación absoluta (destacadísima fotografía del español Javier Aguirresarobe) y con su capacidad para trasvasar al espectador toda la desesperación e impotencia en que se desarrolla la peripecia vital de los protagonistas, interpretados de forma ajustada y sobria por los dos actores que absorben la práctica totalidad del metraje (si dejamos aparte esos pasajes en que podemos ver al “vértice ausente/ausentado del triángulo”, la madre, interpretada por Charlize Theron), un Viggo Mortensen fenomenal y un no menos magnífico Kodi Smit-McPhee. Una propuesta, en suma, de enorme interés y a la que sólo cabría poner, como mínimas objeciones, un par de apuntes puntuales.

Esos apuntes de los que antes se hablaba, pequeñas máculas en una apreciación global muy positiva, atañen a dos aspectos: uno, el de la dulcificación que, en algunos momentos puntuales de la relación entre padre e hijo, se efectúa en la película si la comparamos con la novela y que, probablemente, constituye un intento de hacer la propuesta mínimamente digerible para un público amplio, de forma que la misma no quede convertida en un producto de vocación marcadamente outsider; y otro, también incidente en esa línea, la excesiva presencia de un fondo musical que, subrayando en exceso las escenas sobre las que se proyecta, busca también cierta atenuación de la dureza de las situaciones que la historia nos va presentando. ¿Defectos, virtudes? Sobre la primera, puedo abrigar alguna que otra reserva. En cuanto a la segunda, creo que el fondo sonoro se podría haber dosificado de forma mucho más restrictiva. En conclusión, “The road (La carretera)” es una muy buena adaptación de la novela de Cormac McCarthy y una película que, más allá de esos mínimos “peros”, merece, y mucho, la pena ver. ¿Una forma de exorcizar el miedo a lo irreparable? También. Probablemente…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.