FALLECIÓ ESTHERCITA FORERO, LA NOVIA DE BARRANQUILLA

Empezó a cantar desde los 4 años de edad en las tertulias familiares y teatros de Barranquilla, ciudad en donde nació el 10 de diciembre de 1919.

A sus 14 años debuto en la emisora «La Voz de Barranquilla», cuatro años más tarde realizo giras por todo el territorio Colombiano. En la ciudad de Bogotá hizo actuaciones en la Media Torta, Teatros y emisoras radiales.

En 1942 realizó su primera gira al exterior; fue a Panamá en donde actuó con éxito en Radio Estrella de Panamá, con acompañamiento del gran pianista y compositor panameño Avalino Muñoz. En 1945 fue a Venezuela en donde dio a conocer por primera vez la música costeña. Se dirigió a Santo Domingo, país en el que escribe su primera canción «Santo Domingo» la cual llegó a convertirse en el segundo himno de República Dominicana. Hacia 1950 grabó con el compositor Rafael Hernández discos de gran suceso en Puerto Rico, lo cual contribuyó a que la música colombiana se abriera paso entre las otras expresiones populares del caribe.

En Cuba actuó con la orquesta de Pancho Portuondo, en 1952 siguió a Nueva York, en donde son ampliamente conocidas sus canciones y empieza a grabar con el conocido pianista y compositor René Touzett.

Ester Forero regresa a Colombia en 1959, después de diez años de estar divulgando nuestra música en el exterior. Desde entonces ha estado grabando su música con orquestas como la de Pacho Galán, Nuncira Machado, Aníbal Velásquez, Clímaco Sarmiento, entre otras, con cantantes de la categoría de Gabriel Romero, Joe Arroyo Alfredo Gutiérrez.

En 1975 grabó en Barranquilla el disco «Erase Una Vez En La Arenosa» con la historia de Barranquilla, narrada en canciones, este disco es hondamente apreciado por todos los barranquilleros.

Más de tres veces ha ido a Nueva York para realizar presentaciones y recibir homenajes de aprecio por parte de las colonias Latinoamericanas. Ha recibido innumerables homenajes, medallas, pergaminos, placas y trofeos, en reconocimiento a la magna labor que ha desarrollado a lo largo de su existencia como embajadora de la música colombiana, en consecuencia, la Sociedad de Autores y Compositores de Colombia la condecoró con la «Orden de Santa Cecilia».

En 1998 el Ministerio de Cultura de Colombia le otorgó el titulo Emérito 1998 «Por su indiscutible aporte a la música colombiana, por su dedicada labor y por haber sido vocera de los más positivos valores de nuestra cultura del mundo». Recientemente la Honorable Cámara de Representantes le concedió la Orden «Policarpa Salavarrieta», con el grado de Comendador.

Esthercita Forero le ha cantado a su tierra de manera entrañable y nostálgica. Sus canciones hacen parte del imaginario colectivo barranquillero y han calado profundamente en la identidad de sus habitantes, que las reconocen y veneran como himnos populares. Autora de conocidos temas de honda aceptación popular como «Mi vieja Barranquilla» (1974), «Luna barranquillera» (1963), «La Guacherna» (1976), «Volvió Juanita» (1978), «Palito ‘e matarratón» (1964), «Tambores de Carnaval» (1978), «Nadie ha de saber» (2002), «El hombre del palo», entre otros.

Esthercita Forero, si bien no es la creadora del desfile de La Guacherna, si fue quien en 1974 promovió y propició el rescate de una tradición prácticamente olvidada: la de realizar desfiles nocturnos alegrados con cumbiambas y tamboras, y fue así como se realizó la primera nuevamente la Guacherna y, ha sido durante muchos años su principal animadora, tanto, que llegó a prometer ante las autoridades municipales que planeaban cambiar su recorrido acostumbrado con desatar un gran desorden si esto sucedía. Animadora como pocos de esta costumbre barranquillera, le compuso en el año de 1976 “La Guacherna”, canción que es casi un himno de la capital del Atlántico.

Fallece a los 91 años, por complicaciones respiratorias, en la Clínica La Asunción de la ciudad de Barranquilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.