Las músicas de marimba y cantos del Pacífico Sur colombiano y el Sistema Normativo Wayuu en la Lista del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

Tomado de www.mincultura.gov.co



Las músicas de marimba y cantos tradicionales del Pacífico Sur colombiano y el Sistema Normativo Wayuu aplicado por el Palabrero fueron las manifestaciones culturales incluidas por la Unesco en la Lista Representativa del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Noviembre de 2010. El Comité intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO, que se encuentra reunido en la ciudad de Nairobi (África) desde el pasado 15 de noviembre, aprobó la inclusión en la Lista Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la manifestación colombo venezolana ‘Sistema Normativo Wayuu aplicado en la figura del palabrero’ y de ‘Las músicas de marimba y cantos tradicionales del Pacífico Sur colombiano’. El director de Patrimonio del Ministerio de Cultura, Juan Luis Isaza, quien asistió a la reunión, agradeció la decisión en nombre de Colombia y de los portadores de las tradiciones. Así mismo, se comprometió a continuar trabajando con las comunidades para que se implementen los programas y proyectos que le garanticen al mundo la salvaguardia de esas importantes manifestaciones colombianas. “Hay una política del Ministerio de Cultura para salvaguardar y visibilizar las manifestaciones culturales que hacen parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación. Por esta razón, este es un gran logro para el Gobierno Nacional y para las comunidades portadoras de las tradiciones, y un orgullo para los colombianos porque nuestra cultura, diversa y pluriétnica, es la mejor carta de presentación en el exterior”, aseguró la Ministra de Cultura, Mariana Garcés Córdoba. Estas dos manifestaciones colombianas se suman a las otras cuatro que ya están inscritas en la Lista Representativa del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad: el Carnaval de Barranquilla, el Espacio Cultural de Palenque de San Basilio, el Carnaval de Negros y Blancos y las Procesiones de la Semana Santa de Popayán. La elaboración de los expedientes para la nominación de estas manifestaciones se realizó desde el Ministerio de Cultura, en conjunto con representantes de las comunidades y de los entes territoriales. Actualmente existen 166 manifestaciones, de 77 países, en la Lista Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.


Entre los criterios que el Comité tiene en cuenta para esta selección se encuentran: su contribución al conocimiento del patrimonio cultural inmaterial y a que se tome conciencia de su importancia, el contar con medidas de salvaguardia que permitan protegerlo y promoverlo, el hecho de figurar en inventarios nacionales o regionales y haber sido propuesto con la participación más amplia posible de la comunidad que lo practica así como con su consentimiento previo, libre e informado. “El siguiente paso será la implementación de los Planes Especiales de Salvaguardia (PES) de estas manifestaciones para garantizar su fortalecimiento y sostenibilidad. También gestionar y articular acciones para que este reconocimiento internacional permita dinamizar un turismo cultural responsable en estas regiones, que resulte en beneficios para la calidad de vida de las comunidades portadoras de las tradiciones”, afirmó la Ministra de Cultura. Este año se presentó, para su inclusión en el 2011, la candidatura Hee Yaia Keti Oka, el Conocimiento tradicional para el manejo del mundo de los grupos indígenas del río Pira Paraná (resguardo del Vaupés, Amazonas).

Las músicas de marimba y cantos tradicionales del Pacífico Sur Colombiano En Colombia, al sur de la costa del Pacífico, se escuchan todavía los cantos tradicionales de los descendientes de esclavos africanos que fueron llevados allí en el siglo XVII. El Arrullo, el Currulao, el Chigualo y el Velorio de Adulto son las músicas ancestrales que tienen como protagonistas las voces de mujeres y hombres que combinan el sonido de los romances españoles con los lamentos negros. Las acompañan marimbas y tambores de madera y cuero, sonajeros de semillas y el ritmo de las manos, para formar un universo musical sin par en el panorama de las músicas del mundo. Estos sonidos y los rituales que los acompañan, han viajado con los inmigrantes y también subsisten en las ciudades del suroccidente colombiano (Cali, Popayán y Pasto) como un pilar de la identidad de las comunidades del Pacífico sur colombiano. Las músicas de marimba y cantos tradicionales del Pacífico sur colombiano fueron incluidas en la Lista Representativa de Patrimonio Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial del ámbito nacional por resolución 1645 del 31 de julio de 2010. El 9 de julio de 2010, el Consejo Nacional de Patrimonio aprobó el Plan Especial de Salvaguardia. Sistema Normativo Wayuu aplicado a la figura del palabrero El Sistema Normativo Wayuu es el conjunto de principios, procedimiento y ritos que regulan o guían la conducta social y espiritual de los miembros de la comunidad Wayuu. Su aplicación social se hace efectiva a través de la institución moral, social y cultural del Pütchipü’üi quien actúa como agente de control social para la aplicación de justicia, recreando la palabra y el saber ancestral que integra los fundamentos de la vida espiritual, mitológica y social de la Nación Wayuu. Este Sistema es la suma y aplicación de las manifestaciones culturales de esta comunidad como son la lengua materna, la espiritualidad, la organización social, el territorio y la economía tradicional. Guillermo Ojeda Jarariyu, coordinador de la Junta Mayor de Palabreros, afirmó que este un gran reconocimiento al palabrero quien desde un pensamiento pacífico utiliza la palabra como herramienta eficaz para resolver los conflictos, lo cual es un ejemplo para la humanidad. Afirma que están muy orgullosos como wayuu y como guajiros porque a través de la palabra han resuelto muchos conflictos entre ellos y con otras culturas, y este reconocimiento les permite mostrar esto al mundo entero. El proceso que se adelantó por parte de 30 palabreros aproximadamente se inició con una reflexión que sirvió para sustentar el Plan Especial de Salvaguardia que fue aprobado por el Consejo Nacional de Patrimonio el 20 de noviembre de 2009, fecha en la que también, esta manifestación fue incluida en La Lista Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial del ámbito nacional. Según los palabreros esta declaratoria se convertirá en el punto de partida para el fortalecimiento de una organización que tiene como objetivo la salvaguardia de las tradiciones ancestrales de esta población indígena asentada tanto en Colombia como en Venezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.